FUNDACITE-Zulia despide a los trabajadores que denuncian irregularidades.

Carta Abierta al Ministro de Ciencia y Tecnología

En el marco del gobierno de calle que implementó el presidente Nicolás Maduro en el estado Zulia a fines de abril, le hicimos entrega en sus manos al ministro Manuel Fernández de un documento contentivo de reflexiones y denuncias sobre hechos irregulares que vienen ocurriendo en la gestión de Fundacite-Zulia. Ese mismo documento lo habíamos entregado internamente al presidente de Fundacite, Angel Villalobos, el pasado 28 de enero. El resultado de esas denuncias ha sido mi destitución como Consultora Jurídica de Fundacite-Zulia, informada en reunión de Junta Directiva el pasado jueves 23 de mayo, y que en el día de hoy 28 de mayo me ha informado verbalmente el administrador de la institución. En pocas palabras, he sido despedida como denunciante más no se ha investigado la denuncia. Me están despidiendo por negarme a despedir trabajadores de la institución. Mi negativa se debe a que considero que deben implementarse otras acciones como propiciar escenarios de negociación y promover un clima laboral acorde a los principios del socialismo bolivariano que nos dejó el presidente Chávez.

La problemática presente en Fundacite, que he denunciado y que ha causado mi despido se resume en:

  1. Existe un grave problema laboral generado por la conducta del presidente y el director ejecutivo de Fundacite. Sus métodos han sido el trato despótico hacia el personal, irrespeto a la condición humana y desconocimiento absoluto de las opiniones, sugerencias y críticas que puedan venir de parte del personal de la institución, sin abrir espacios de diálogo y conciliación, sin promover asambleas con los trabajadores y sin que se propongan planes de trabajo que puedan construirse colectivamente. Para el presidente de Fundacite, Ángel Villalobos, su método para tratar el personal se fundamenta en decir que es capaz de pegarle un tiro al trabajador que se le alce. Para el director ejecutivo, Eduardo Ríos, su método consiste en decirme a mis cojones que seas la consultora jurídica, cuando le advertía sobre la violación de leyes y normas consagradas en la LOTTT en ocasión de medidas aprobadas por esos directivos (insultos de los cuales fue testigo Juan Carlos La Rosa, funcionario de confianza de los directivos). Esos insultos los acompañó con amenazas tácitas de agresión física contra mi persona, al acercar su cara a mi mejilla y decir me estás provocando, me estás provocando. Su modelo de gestión está basado en el secretismo y la falta total de transparencia. Esto se relaciona directamente con la negativa reiterada de los directivos de Fundacite a abrir concurso público para designar el contralor interno, solicitud que he realizado desde mi entrada a la institución hace más de un año. Estos elementos deberían ser causa suficiente dentro de un proceso socialista y revolucionario para que el MPPCTI destituyera a Ángel Villalobos y Eduardo Ríos de sus cargos al frente de Fundacite Zulia.
  2. La violación reiterada de los derechos laborales de los trabajadores, consagrados en la CRBV y en la LOTTT se ejemplifican en estos  casos: retraso en el pago de prestaciones a consultora jurídica saliente (a más de un año aún no le han pagado completo); traslado unilateral e inconsulto de trabajadores de Fundacite al INCES (que fueron restituidos a sus puestos de trabajo por acción del Ministerio del Trabajo).
  3. Los directivos de Fundacite han ejercido el uso exclusivo de métodos punitivos para resolver la conflictividad laboral interna: primero se introdujo una calificación de despido contra una trabajadora; luego pretendieron seguir introduciendo calificaciones de despido contra los miembros del consejo de trabajadores que cuestiona a la actual directiva de la institución; finalmente han despedido a la consultora jurídica por negarse a introducir nuevas calificaciones de despido contra trabajadores de Fundacite.
  4. Lo que está en discusión es el concepto de GESTIÓN PÚBLICA SOCIALISTA Y REVOLUCIONARIA. Lo que hemos cuestionado, sobre todo en los últimos meses, son las  numerosas y continuadas conductas antiobreras y antisocialistas que vienen ejecutando quienes dirigen actualmente Fundacite-Zulia.
  5. Modelo de gestión sectario a lo interno, trabajando sólo con un pequeño grupo de trabajadores afines y dejando prácticamente sin tareas al resto del personal. A sugerencia mía, a fines de 2012 la directiva de Fundacite promovió la conformación de un equipo político de dirección, integrado por funcionarios de confianza de los mismos directivos. En una de esas reuniones, en enero de 2013, propuse la destitución de Eduardo Ríos por las reiteradas agresiones de género contra mi persona, y cuestioné la concepción feudal del Presidente de Fundacite al conducirse como capataz de hacienda en la relación patronal hacia los trabajadores, cuando decía que era capaz de darle un tiro a un trabajador insubordinado. Estas reuniones del equipo político de dirección fueron degenerando en una cayapa contra mi persona, a partir de mi negativa a seguir introduciendo calificaciones de despido contra el personal con el cual se tenían diferencias políticas, y me retiré de las mismas pues en dichas reuniones no se le daba respuesta alguna a mis propuestas y críticas contra los directivos de Fundacite, y en cambio se me faltaba el respeto llevando a dichas reuniones a algunos trabajadores incondicionales que sin estar informados de los temas en debate arremetían contra mí y descalificaban alegremente mis opiniones, llegando a sostener ellos que yo debía soportar los insultos porque eso era normal en los ministerios en Caracas de parte de ministros y directivos hacia el resto de trabajadores.
  6. Modelo de gestión sectario y unilateral en cuanto al sector externo. No haber creado escenarios de participación en los cuales diversos grupos comunitarios y revolucionarios organizados pudieran aportar a la gestión de Fundacite-Zulia. Negativas reiteradas tanto del presidente como del director ejecutivo a escuchar las propuestas de activistas sociales e investigadores comprometidos desde lo externo de fundacite.
  7. Prácticas humillantes en el trato hacia más de 2.000 profesionales que introdujeron papeles en la convocatoria al PEII: los directivos (presidente y director ejecutivo) no colocaron suficiente personal y la gente tuvo que hacer largas colas a pleno sol, pudiendo haber incorporado al personal mayoritario que permanece excluido de tareas, los cuales en convocatorias anteriores han trabajado en el registro del PEII. Así se pudieran haber evitado todos los conflictos y protestas que se suscitaron ahora.
  8. Ausencia de planes de trabajo de la institución. Los directivos le exigen a los trabajadores que rindan cuentas de su actividad, pero sin embargo no se conocen los objetivos y tareas principales en las que se supone que debería basarse la actual gestión de Fundacite-Zulia.
  9. Menciono también la afirmación del Presidente al decir que el pago del bono de productividad a los trabajadores no se debía realizar, porque era inmoral, y que él mismo había renunciado a cobrarlo; para luego proceder a cobrarlo con retroactividad en el mes de diciembre. Dejando claro que este último señalamiento no es de ninguna manera una acusación de corrupción, pues legalmente al presidente y a los trabajadores de la institución les corresponde recibir el pago de dicho bono de productividad, como derecho adquirido que ha sido recibido desde hace cinco años, y lo que demuestra es la falsa moral expresada al renunciar supuestamente al cobro de dicho bono, y luego cobrarlo retroactivo meses después. Por cierto, este bono de productividad aún no ha sido cancelado este año, sin haber dado explicaciones al respecto ante el personal.
  10. Abandono de los Centros de Reflexión Comunitaria (CRC), hacia los cuales se podría realizar una labor de seguimiento o acompañamiento, considerando toda la experiencia que Fundacite-Zulia acumuló por años en el trabajo conjunto con las comunidades. Nuestra experiencia en El Moján y Barranquita con los CRC (en donde coordiné varios diplomados de Consejos Comunales dirigidos hacia la comunidad) demuestra que estas organizaciones son efectivas para la vinculación comunitaria y la expansión de los planes propios del MPPCTI.
  11. Abandono de numerosas Redes de Innovación Productiva por parte de la directiva de Fundacite-Zulia, los cuales no trazan directrices que permitan a los trabajadores mantener la vinculación, la atención, el seguimiento y el acompañamiento de estas organizaciones de productores. Caso: Asociación de Productores de Ovinos y Caprinos de Mara; Productores de Cacao de La Villa (Ruta del Chocolate), y otras (hay 45 redes, la mayoría inactivas por falta de atención desde la directiva de Fundacite). Entrabamiento de las facilidades logísticas para que el personal mantenga vinculación con las Redes (no facilitan los numerosos vehículos de la institución, mientras el presidente y el director ejecutivo se movilizan en dos grandes camionetas); trabas para atender las solicitudes y necesidades de estas redes (el presidente les dice que ahora tienen que pedir cita para poder ser atendidos por él).
  12. Desconocimiento reiterado a las sugerencias y propuestas de la Consultora Jurídica. En los últimos meses ambos directivos han optado por evitar cualquier relación institucional con la consultora jurídica, la cual ejerce sus labores sin ningún tipo de comunicación verbal ni escrita de parte del presidente y director ejecutivo (pese a que yo les envié constantemente informes sobre la gestión de la consultoría jurídica; de igual forma les envié un Proyecto de Normas de Permisos y Licencias para los trabajadores de Fundacite de conformidad con la nueva LOTTT; y un aporte teórico jurídico a la conformación de la Unidad Territorial Zulia, etc.), prueba de ello es el último Informe de gestión desde enero de 2013 al 06 de mayo de 2013, entregado en fecha 07 de mayo de 2013, el cual está en manos del Administrador de la Fundación.
  13. Ausencia de métodos democráticos que permitan la participación de todos los trabajadores en el debate y toma de decisiones referidas al plan de trabajo a ejecutar desde la institución. No se realizan asambleas para debatir democráticamente con los trabajadores y lo que impera son las órdenes inapelables y el rechazo hacia cualquier forma de crítica constructiva.
  14. Desconocimiento total de un Consejo de Trabajadores que agrupa a buena parte del personal de la institución y que viene realizando de manera pública una serie de críticas a la gestión actual de Fundacite. Vinculándose exclusivamente con otro consejo de trabajadores que le es afín a la actual directiva. Es de resaltar que ambos consejos de trabajadores son bolivarianos y mantienen un espacio de militancia en el PSUV y otras instancias políticas revolucionarias. Por tanto se debería trabajar en común con ambos consejos de trabajadores, y no con uno sólo.
  15. El relativo congelamiento de los mecanismos de colaboración institucional con organizaciones como Unipropaz (profesores y empleados bolivarianos de LUZ): un local ofrecido por la anterior gestión en el local de Bella Vista le fue negado al asumir esta gestión (según me manifestaron varios profesores miembros de Unipropaz).
  16. No haber informado al personal de la institución de la reunión a celebrarse con el Ministro de Ciencia y Tecnología, negando con ello la posibilidad de que los trabajadores de Fundacite-Zulia y de los otros Organismos adscritos,  tuvieran algún tipo de comunicación con el ministro (ellos se enteraron por medios no oficiales y me informaron una hora antes de dicha reunión). Cuando me hice presente en el salón donde se realizaría la reunión con el ministro, el propio presidente de Fundacite procedió a sacarme del recinto antes de la llegada del ministro, desconociendo que la presencia de la consultora jurídica en dicha reunión era perfectamente justificable y necesaria. La verdadera razón por la cual me sacó es el informe que yo le entregué en sus manos por ser mi superior jerárquico, en enero de este año, en el cual cuestiono algunos de los aspectos que menciono en el presente documento. Informe que finalmente le pude entregar al ministro Manuel Fernández antes de que entrara a dicha reunión.

Finalmente, considerando todos los puntos anteriores, tanto el presidente como el director ejecutivo de Fundacite-Zulia deben ser destituidos de sus cargos, pero también deben rendir cuentas públicamente de su gestión, tanto ante todo el personal de la Unidad Territorial, incluyendo aquí a todas las instituciones que forman parte del MPPCTI en esta región, como ante las comunidades organizadas, redes productivas, colectivos de investigadores e innovadores, y toda la comunidad zuliana en general.

POR UNA GESTIÓN PÚBLICA REVOLUCIONARIA

EN DEFENSA DE LA DIGNIDAD EN EL TRABAJO

POR UN VERDADERO SOCIALISMO EN LA ADMINISTRACIÓN DEL ESTADO

Maracaibo, 28 de mayo de 2013.

*Consultora Jurídica de Fundacite-Zulia

Correo: carmenaliciahr@yahoo.com

Fuente: http://www.aporrea.org/tecno/a166926.html

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 52 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: